domingo, septiembre 21, 2008

LLEGA LA PRIMAVERA.

.
¡BIENVENIDA PRIMAVERA!





Coquelicots et iris: un cuadro de Raoul Dufy, insinúa una primavera cálida y leve.



Un bouquet de rosas en una pintura magistral de John William Waterhouse (1849-1917) de 1908.




John William Waterhouse pintó con mano maestra esta imagen de juveniles vientos de primavera, en 1902.



Hugo Pratt
bosqueja delicadamente una luminosa primavera irlandesa.



¡FELIZ PRIMAVERA!

.

5 comentarios:

anguloagudus dijo...

¡Cómo me gusta la acuarela! Mi técnica favorita, y una de las más diíciles.

Por aquí, el Otoño, que en la Sierra del Castaño en Aracena, es un estallido de colores dorados y rojizos.

Angux dijo...

Compartimos idea amigo Rotebor. Estoy preparando una entrada con el otoño de fondo que espero estará acabada en un par de días.

Un saludo.

Rotebor dijo...

Para AGUDUS:
Quizá la acuarela, por sus transparencias, se presta para expresar sentimientos o emociones, o estados de ánimo, y ahí está su encanto.
Y si en primavera hay una seducción en la claridad de la luz y el aire, en otoño eclosiona la magia de los colores y sus tonalidades.
A ver si alguien toma unas buenas fotos de tus parajes serranos!
Un saludo equinoccial (?!).

Para ANGUX:
Tenemos quizá un resabio ancestral que nos incita a interesarnos en los sucesos naturales, como el paso de las estaciones y las posiciones de las estrellas, y para mí esto es algo muy especial.
Voy a espiar tu blog todos los días hasta ver esa entrada sobre el otoño del norte.
Un saludo equinoccial (?!)

Bruce dijo...

Las acuarelas de Pratt siempre me inspiran...
Un saludo

Rotebor dijo...

Gracias por tu visita, Bruce.
Las acuarelas de Pratt tienen un aura poética.
Retribuyo tus saludos.