viernes, abril 25, 2008

BRUNO PREMIANI. 2: El Caballo.

En la nota anterior habìamos mencionado el libro El Caballo, de Bruno Premiani en colaboraciòn con Beatriz Premiani, editado en 1957; contiene una completìsima informaciòn, casi enciclopèdica, sobre el tema, con gran cantidad de ilustraciones de diferentes orìgenes, pero principalmente realizadas por Premiani.


La sobrecubierta realizada por Bruno Premiani, ùnica ilustraciòn en color del libro.



Caballos de guerra en el antiguo Egipto.



Una imaginerìa històrica: Alejandro Magno domando a Bucèfalo.



Premiani conoce a la perfecciòn el dibujo de las diferentes clases de equinos: no es lo mismo un caballo àrabe (tipo carreras turfìsticas), que un percheròn (aquellos poderosos animales en que cabalgaban los caballeros medievales) o un pony indoamericano (de talla menor, pero robustos y resistentes).



Y todos los tipos de caballos estàn dibujados con la personalidad y elegancia de su estilo tan caracterìstico, detectable no sòlo en las ilustraciones, sino tambièn en las viñetas de historietas.


La documentaciòn abarca tambièn los tipos de monturas y aperos, los trajes tìpicos de los jinetes de diferentes paìses y sus implementos para cabalgar.


Ademàs, el volumen se inicia con un estudio anatòmico del caballo y los fundamentos para dibujarlos.

4 comentarios:

anguloagudus dijo...

Era realmente bueno este Bruno Premiani. Ayer mismo hojeaba un libro gordísimo sobre el dibujo de animales y, cuando llegué al apartado de los caballos se notaba que le faltaba algo.

Rotebor dijo...

Sì que era bueno.
A mì me gusta la imagen elegante de los caballos que èl logra presentar.
Y ese manejo de las sombras, quizà recordando un poco a Rembrandt.
Por otra parte, una vez que adviertes su estilo de dibujo, se hace inconfundible, aunque varìe los gèneros temàticos.

gantry dijo...

Este libro de Premiani que nos muestras parece de cabecera, ¿no?
Un trabajo minucioso, preciso y, lo que es acaso más importante, bello.
Una maravilla.
Gracias, Rotebor.

kraustex dijo...

A ver si algún día se publica ese libro en España, debe ser una maravilla.