sábado, diciembre 12, 2009

Joyas en el altillo. 1937.

.
Ya he mencionado aquel fascinante altillo de mi infancia, que en casa llamábamos "la pieza de arriba", donde podíamos investigar y descubrir objetos curiosísimos como unas raquetas articuladas con un canastito en la punta (luego supe que eran para jugar al badmington), o un coche para bebé, que era como una canoa de mimbre barnizado montada sobre cuatro ruedas como de bicicleta y con herrajes de bronce, o un par de polainas de franela gris con hileras de botoncitos; o una alcancía de tiza, con forma de perro setter o algo así, que pronto me apoderé y ubiqué bien a la vista para que los familiares colaboraran en comprarme un ómnibus entre las risas de mi abuelo, el más generoso depositante de monedas.

Pero sobre todo, había allí gran cantidad de libros antiguos (¿qué habrá sucedido con aquellos dos tomos, encuadernados en tela verde y letras doradas, del "Conde de Montecristo"?), revistas y recortes de moldes para confeccionar ropa; estos moldes o plantillas se calcaban en papel seda, de las revistas en que aparecían, y si no había papel seda, se utilizaba papel de diarios, que para eso venían en tamaño sábana ...

Así fue como en el año 1945 ó 1946, cayó en mis manos un paquete de moldes que iban a ser desechados y entre los papeles de seda apareció un recorte de un suplemento de historietas de un diario ("Crítica" supongo): de un lado estaba Tarzán, dibujado mejor que nunca, y del otro, un personaje que comenzaba a aparecer en la revista "Patoruzito" con el nombre de Flash Gordon, ¡un tesoro tan valioso para mí como el mapa de la Isla del Tesoro para Jim Hawkins!

Esta página es de 1936, estimo que en nuestro país se publicó al año siguiente:

Esa imagen de Tarzán enredado entre las ramas y esforzándose en zafar es un recuerdo indeleble.

En una publicación más reciente, la página entera aparece así, pero la calidad del dibujo se pierde bastante:
Al dorso del recorte se ve una parte de "Jim de la Selva" (que leíamos en "Pif Paf" como "Jim de la Jungla") y "Las hazañas del Hombre Relámpago", nombre más criollo que el "Flash Gordon" que veíamos en Patoruzito; el sello del syndicate en la figura cortada de Jungle Jim parece decir 1936:

Veamos la página entera en una publicación actual. Obsérvese que la primera figura cambia de vertical a horizontal entre las dos publicaciones; en un posteo reciente del blog Tangencias, se señalaba lo mismo con ejemplos de otras páginas y en ediciones extranjeras. Misterios de los distribuidores del material:


Y aquí me bajo del altillo hasta otra quisicosa.

(Esta entrada tiene 5 imágenes).
.

6 comentarios:

Emilio Aurelio dijo...

Que gran entrada, Rotebor. Yo diría que todos conservamos un altillo lleno de recuerdos. El mío estaba en la casa de mi abuela materna, en Sevilla, donde rondaba la colección del Capitán Trueno completa (solo Ambrós). Luego mi tía le añadiría Flash Gordon y El Hombre Enmascarado, de Burulan. Finalmente, aparecieron los Asterix. Todo ello entremezclado con soldaditos de plomo pintados por mi abuelo y un tren electrico de infinitas vias. Mi abuelo estaba recluido en casa, enfermo de asma, me enseñó a ordenar los en un desfile y a montar el tren electrico de modo que con las luces apagadas encendía los faros delanteros. No se porque, estas cosas no se olvidan entre tantas otras que si.

Lo de los dos formatos, creo que lo preparaban asi desde el syndicate, para facilitar la publicación en los dos formatos. Lo explicaba Rafa Marin con bastante detalle con Terry.

Por cierto, el Prícipe Valiente, años después también se enredaría con ramas en un río por dos ocasiones, que yo recuerde, en la primera camino de Roma y en la segunda cerca de su castillo en Thule, en la que sería mi aventura favorita de Foster.

Rotebor dijo...

Hola, EMILIO:
Quizá sea que uno edifica su altillo feliz reteniendo selectivamente los recuerdos amables.
Y es infalible que siempre se presentan esos personajes legendarios que son los abuelos con su sabiduría del corazón que es la mejor.
Y en culquier altillo añoso basta con tirar de un hilo para extraer un tejido variopinto...

Respecto al formato, en el caso de Caniff, él mismo dibujaba la página saliéndose de las viñetas para que se pudiera adaptar a otro tamaño.
Y ahora me ha picado la curiosidad de mi desmemoria y voy ojear El Príncipe Valiente para ver esas escenas que mencionas.

Un abrazo.

Emilio Aurelio dijo...

La 2ª del PV es una en la que viajando con Arn les sorprende una riada y el guía los da por muertos. Mientras el guia corre a dar la noticia a Aguar y Aleta, Val y Arn vuelven con toda la tranquilidad del mundo, concientes de que solo así llegaran vivos. Y es cuando Foster destapa el tarro delas esencias, y nos explica como construir una barca, como pescar, como ahumar el pescado y como cazar patos sin medios. Una joya que creo sirvió de inspiración a Victor de la Fuente en su Mathai-Dor, queno es mas que l mismo: dos personajes, un río y la aventura como fondo.

Emilio Aurelio dijo...

Te adjunto un enlace que no se si reordarás:
http://comicsenextincion.blogspot.com/2007/12/victor-de-la-fuente-el-influjo-de.html

Emilio Aurelio dijo...

Acabo de trasldarla aTangencias

http://tangenciasuno.blogspot.com/2009/12/comics-en-extincion-el-influjo-de.html

Rotebor dijo...

Hola, EMILIO:
Ya ubiqué la secuencia de Val y Arf y la construcción de la canoa: es de febrero y marzo de 1952. Ahora la asocio con las primeras aventuras de Val cuando, siendo un muchachito, se fabrica la montura. En cierta forma, Val es siempre una especie de McGyver medieval...
Un abrazo.