sábado, septiembre 23, 2006

Para leer y releer.

Hay libros que duran sólo el tiempo de lectura, como fuegos artificiales, y luego se olvidan sin dejar más huella que el agrado de entretenernos; y está bien, ésa es su función y es bastante.
Hay libros que da tanto gusto leer que uno lamenta que se terminen, y éstos son los que incitan a buscar más obras del mismo autor.
Otros están tan repletos de ideas y sentimientos que siempre se vuelve a ellos: se los hojea, se lee una página o un par de frases, o un poema, o un capítulo; y producen una sensación reconfortante como una voz amistosa.
Y hay algunos que abren la puerta a otros mundos, que muestran de diferente manera todas las cosas, que son activadores de la imaginación.
A estos libros les dedicaremos este lugar.

6 comentarios:

el francés dijo...

Puedo colaborar con dos títulos?
Cien años de soledad, leído cientos, miles de veces, desde la página 1 hasta la última, o desde cualquier página: se cae, se abre en cualquier hoja y desde allí doy toda la vuelta hasta la página anterior!
y Antígona, la de Anouilh

Rotebor dijo...

Para el Francés:
Buena recomendación la tuya. No tengo presente la Antígona de Anouilh, pero sí la maravillosa Antígona de Sófocles, mi clásico antiguo favorito; revisaré, revisaré, aunque ya tengo en vista varios autores franceses un poco (o bastante) olvidados en la actualidad.
Gracias por tu comentario y au revoir!

Anónimo dijo...

Yo leo 1 vez por año, La muerte de Artemio Cruz.Se me cae una làgrima al descubrir el orìgen de todo. Obbbbvio.
"Sinuhè el egipcio" me recuerda a la idea que tengo de mi misma. Los pàrrafos del final que me emocionaron en mi preadolescencia, siguen guiando mis creencias.
Leì tu blog al revès , como si jugara con el tiempo.Es el mejor. m
Me cuesta entrar.
INES

ingrid dijo...

Entrè! Creo que ya lo escribì.
Asì que son todos de Laplata.
Como estoy leyendo tublog de atràs para adelante y de adelante para atràs, te digo que serìa bàrbaro hacer lo mismo cn el tiempo. por ejemplo, no leerìa Sinuhè tan chica, lo dejarìa para un poco màs adelante.
Què habrà dentro de nosotros? Jamàs pude pasar de la 2º ò 3ª hoja de Cien años.. y nunca pude entender por què.

Rotebor dijo...

Para INGRID:
Dentro de nosotros está la niñez, la juventud, la madurez y la ancianidad; cada una de ellas y entre todas, han formado nuestros gustos y predilecciones, y como leer debe ser principalmente un placer, es razonable que no leas lo que no te atrae.
Cada persona tiene su propia experiencia y sus propios genes.
Por otra parte, si te gustan las novelas históricas, probá leer "Mis gloriosos hermanos", de Howard Fast; estas son palabras mayores.
Gracias por escribir.

Anónimo dijo...

SOY INGRID:

Pdés ceer que lo leí de 14 años, quizás.Me gustó mucho, aún lo recuerdo, pero sería lindo y creo que lo voy a volver a leer.
Si tenés otros títulos tiralos que ultimamente lo único que leo es no-fiction, las novelas ya no me atraen tanto.